domingo, 22 de marzo de 2020

Cada día aprendes de a golpes pero aprendes...

De las novelas con tenido “enamorado”, aprendí a perder la cabeza de manera irreversible, tanto así, que nada de lo que me hicieran, siendo malo, me afectaba... Yo solía perdonar, aguantar, ser paciente, como todo tiene su limite, la impaciencia justamente tocó a mi puerta, de manera muy sumisa pero notoria, haciendo daño a quien no quería, solo con palabras, solo con gestos.

De la vida también aprendí a no dejar ser sarandeado o manejado por los demás, ya si uno quiere ser masoquista, es de libre albedrío.

Ser consiente es el termino que deberíamos darle a las personas que intentan controlar todo con gritos, afecta eso la integridad, generando odio y repulsión...

“Quién odia y no perdona, vive con un nudo, que ni cortando lo deja de importar”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Este soy yo...

Desde mi perspectiva; soy una persona critica, juzgo a veces por naturalidad, quizás me ría en alguna ocasión por el sufrimiento de los ...