jueves, 20 de febrero de 2020

El secreto de Japón

 La diferencia a la hora de repartir algo entre el colombiano y el japonés es demasiado elevada...

El Colombiano se cuerda de que hizo hace cuatro años y lo expone, el japonés guarda silencio por que una repartición o una reunión es de respeto... En estos casos, a ellos se les enseñó a respetar y a tener cultura mientras que el colombiano, si no es a gritos, no tiene desencia ni respeto, se escuchan murmullos, gritos, risas, hasta correr se ve en una reunión de colombianos... ¿Qué pasara por la mente del japonés mientras alguien habla y hay grasnido, murmullo o risa...?

A ellos se les educó de tal manera que no hubiera motivo para gritar, para tener que utilizar  la amenaza  como eje de igualdad y educación....

A ellos se les enseñó a respetar.

La educación es eso, y más cuando de la educación depende la rapidez y la disciplina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Le dimos el país a los políticos menos austeros…

Es crítico y nefasto lo que se vive actualmente en la Colombia justa, en la Colombia mediocre, donde para controlar una crisis, abren paso...